3 de octubre de 2016

MADRID LISBOA MTB NON STOP 2016 OBJETIVO CUMPLIDO

Como decían en la tele:
PRUEBA SUPERADA!!!

Aun, con la resaca del cansancio y el sueño acumulado en tres días tan intensos, veo las fotos de la llegada y sonrío sabiendo que el esfuerzo ha merecido la pena.

Curiosamente, de esta aventura, me quedo con varias personas que no participaban. Manolo y Cristina, que me esperaban al paso en mi primera etapa, y Pedro y su familia, que se acercaron a meta a verme. Gracias de corazón.

Y por supuesto con el equipo. No es nada fácil compartir más de 48 horas acumulando kilómetros en las piernas y al volante, día y noche, superando los obstáculos esperados e inesperados... y seguir adelante de buen humor.

Precisamente la mayor dureza de esta prueba, para mi, está en ser Non Stop, en la autosuficiencia, no solo en la parte de la bici (y eso que eramos un equipo de cuatro). Personalmente no llevé muy bien la gestión del descanso y la comida entre tramos. Algo clave para afrontar cualquier competición de un día, aunque dure una hora y en este caso, sin duda, mucho más.

Pero al final son estas cosas: los viajes, las experiencias, las aventuras, las que ayudan a superarte, a conocerte mejor y, en cierto modo, te cambian un poco.

Nunca olvidaré pedalear bajo el cielo estrellado en medio de ninguna parte (de Portugal), la emoción y los nervios de la primera etapa, las experiencias compartidas bajo el agua fría de las duchas, las caras de esfuerzo de mis compañeros al final de su etapa y sobre todo de estas últimas.

770 gracias.

^_^


28 de septiembre de 2016

POWERADE MTB NON STOP SERIES MADRID-LISBOA 2016

Pues sí, lo habéis adivinado... NOS VAMOS A LISBOA!!!

Este año tengo el honor y la suerte de formar parte del Equipo Mammoth-Freno al ICTUS- Scott para afrontar el gran reto de unir Madrid con Lisboa en bici de montaña por relevos.

Un equipo con carácter deportivo y solidario que surgió para participar en la Titan Desert 2015 con el objetivo de cumplir el sueño de Julio Agredano (uno de los componentes) que superó un ICTUS gracias a la bici.


Os dejo este pequeño vídeo resumen del recorrido. No os voy a hablar de una prueba que es tan conocida pero podéis encontrar toda la información en la web oficial.




Por último agradecer a Viajes Mammoth la oportunidad de formar parte de este gran equipo e invitaros a seguir la crónica a través del Facebook donde iremos poniendo fotos y os contaremos todo lo que vaya pasando en esta gran aventura.

Continuará...

^_^




27 de septiembre de 2016

CRÓNICA IV TROFEO VIRGEN DEL ROSARIO BOADILLA DEL MONTE 2016

Para ser la última carrera en Madrid parece que había muchas ganas... Mi segunda experiencia en un circuito corto no mejoró a la primera en Burgos, esta vez no pinchó la rueda, me desinflé yo antes de tiempo.

Ingenuo de mi, pensé que la primera vuelta serviría de calentamiento ¿para qué calentar? (error). Ni un kilómetro recorrido y el corte se abre delante de mi. Remonto sufriendo los primeros embudos y latigazos. La subida del día dura menos de dos minutos. El sol de cara nos lo pone más difícil para coger rueda. No veo ni la mía. Empezamos a bajar y la cosa se estira como un espagueti. Un estrechamiento aquí, una rotonda allá, otro badén y un pequeño repecho antes de girar a la autovía. Cuando parece que puedo meterme en la zona de confort del grupo bajamos a meta. Otra rotonda, otro badén y adoquín.

Ya pasamos con 44 km/h de media. Mi pulso por las nubes. Repetimos la jugada. Voy preocupado por la intensidad hasta el momento. ¿Cuándo para el tren? Volvemos a pasar por meta. Se hace a la vez corto y a la vez eterno. Volvemos a subir y a penas he visto mi pulso por debajo de las 185 ppm. Así no puedo durar mucho más de media hora. Y no me equivoco. No sé que vuelta es. Comienza la bajada y por no pasarme de las 190 ppm. corono detrás. Sufro para seguir la rueda. Oigo que me gritan: IZQUIERDA. Me abro un poco, me despisto un poco, pierdo rueda un poco. Me pasan pero no logro engancharme. Miro hacia atrás y no me lo creo. Soy el último.

Llevo tanto tiempo jugando con mi límite que no puedo enlazar. Me siento y trato de no perder los nervios. Aguanta, aguanta, aguanta. Veo como aumenta la distancia poco a poco. Si no para el pelotón... Me empiezan a pasar los coches. No veo a nadie por detrás. Me pasan en la autovía muy deprisa y no logro coger ni un poco de rebufo. En meta me dicen que se acabó (habré perdido un minuto como mucho). Así son los circuitos, el más difícil todavía. Ironías de la vida, hago el mejor tiempo en el segmento de bajada donde me empiezo a cortar. No habré acabado pero me llevo un KOM (el que no se consuela...).

video

No soy el único, así que me voy juntando con algunos corredores. Seguimos dando vueltas al circuito y a la cabeza. Vemos pasar al pelotón, intentos de escapada, les animamos y nos guardamos el dorsal. Al paso por meta vemos a un compañero (Miguel De la Fuente, espero que pronto estés recuperado y disfrutando de la bici) en la acera con los servicios médicos. El alma a los pies. La carrera continúa. Llegan juntos, menuda locura de sprint (se oye en meta que a los sprinters les falta un verano). Me quedo junto a los compañeros del C.C. Getafe que celebran la clasificación por equipos del día y la general. Más la victoria. Buen ambiente. Abrazos, Despedidas. Hace un día precioso para montar en bici. ^_^

Agredecer las fotos y el vídeo a Eduardo Chozas porque no he podido encontrar ninguna más.

Como siempre la clasificación y mis (pocos) datos de Strava.

Y por último felicitar a todos y a cada uno de los ciclistas que han participado en esta locura de belleza tan extraña que es el ciclismo Master. Bravo!!!

23 de septiembre de 2016

CRÓNICA XVI TROFEO VILLA DE CIEMPOZUELOS 2016

Una de las clásicas del pelotón Master en Madrid, que suele ir cerrando el calendario y a la que tengo cierto cariño por ser la segunda prueba que acabé cuando empezaba (todo un éxito entonces y ahora). De entonces no tengo ni fotos, ni crónica y cada vez menos recuerdos. Lo único que tengo es una imagen de la anterior vez que participé, precisamente la foto de portada que podéis ver en el blog.

Una foto que dice mucho, que representa claramente mi posición habitual en las carreras, haciendo honor al título del blog no paso de ser el último del pelotón. Lo cual, para algunos, significa ir cómodos y guardando pero, normalmente, para mi implica ir de culo... Sufrir el látigo en cada rotonda, pueblo o cruce. Evitar bandazos, embudos, pero sobre todo afiladores y caídas.

Me permito esta introducción para explicar un poco la complejidad de una carrera. Incluso para conseguir acabarla. No todo es estar fuerte, fino o tener suerte. Es muy importante tener visión de carrera, olfato, colocación... Exacto, todo eso de lo que carezco ^_^

La salida neutralizada va rápida, como siempre. Hasta se corta al pasar por el pueblo. Algunos, incluido yo, apretamos pensando que al pasar por la meta se soltaba pero no fue así. Primer calentón a lo tonto. En el llano la cosa parece tranquila, se va haciendo la escapada y salvo por las rotondas y el premio de montaña (ese primero que se sube a plato) no se va mal. Aunque no ir mal, en un pelotón Master, no quiere decir que no gastes y que no te vaya el pulso a mil, claro.

La primera parte se acaba, llegamos al paso por Ciempozuelos y trato de seguir la rueda de varios compañeros que adelantan posiciones. Parece que funciona... uy, una rotonda. Se me cuelan, uy que cerca el quitamiedos (curioso nombre). Otra rotonda, uy que bandazo, uy que justo, uy, uy, uy... caída. Lo estaba viendo venir. Por mi cabeza ya rondaba la idea de saltar al hombre caía delante mío cuando por la izquierda se abre hueco y me da tiempo a esquivarlo... por los pelos. Se acabó lo de ir delante. Calentón y gel. Paso por meta. Mucha tensión. La última vez me quedé cortado después de esta subida por ir confiado. Esta vez no será así. Aunque también se me despega el grupo demasiado y tengo que sufrir bajando para enlazar.

Bien, primera parte superada. Vuelta a empezar. Hemos bajado algunas unidades pero seguimos siendo muchos (180 de salida). Voy disfrutando en alguna ocasión viendo el pelotón moverse en los cambios de rasante y las curvas. Ser tantos tiene sus cosas buenas, aunque también malas. No pasan cinco minutos sin tener un susto. De hecho, antes de la famosa subida vuelvo a tener la misma suerte de esquivar otra caída justo delante. Otro calentón. No recordaba la aproximación al "chorizo" tan dura. Según Strava 20 minutos a 32 km/h de media y un pulso medio de 176. Otra cosa mala de ser tanta gente es que, al final, el corte se hace delante tuyo y no lo ves. Entre Colmenar de Oreja y Chinchón voy cortado, con varios más que vemos como se aleja el pelotón... pero gracias al trabajo de todos poco a poco se acerca. En ese tramo, de unos 8 minutos, la media de pulso se dispara a 188 con máximas de 192.

Fruto de esa media hora intensa, más la primera hora de carrera o quizá por una ingesta excesiva de geles, falta de fondo a este ritmo o una cadencia media total de 96 pedaladas por minuto... (supongo que todo junto), cuando empezamos a bajar noto molestias en la pierna izquierda que acaban siendo tirones o calambres. La primera vez que me pasa. No sé que hacer. Trato de estirar, pero si paro se me va el grupo. Lo dejo ir. Parece que se pasa. Se acaba la bajada y tengo los coches encima. El latigazo es tremendo. Me pasan los coches. Sufro tratando de pillar rebufo. Recibo ánimos. Aguanto el dolor. Se me hace eterno. Se gira a izquierda. Parece que esta vez sí. Vuelvo a pasar a los coches y enlazo al pelotón. Estoy dentro. Queda poco y llano hasta meta. Me confío.

El Garmin me marca 100 km (el total serían 109 contando la neutralizada). Un cruce. Se estira. Veo las estrellas. Esta vez es más fuerte. El calambre me hace gritar. Intento cambiar de postura, estirar, aguantar. No puedo. Levanto la mano y me aparto a la derecha. Me pasan todos menos el coche del Getafe (gracias Juanma). Se me saltan las lagrimas al ver marchar la carrera. Me vuelvo a montar. Con miedo. Al menos tengo que llegar. Me pasan un par de cicloturistas que me animan y me llevan a rueda. No van mal y parece que no me vuelven a dar los calambres pero no me arriesgo a apretar por si acaso. Que rabia. Llego a meta y parece que me apuntan (a 4 min.). Bueno, eso ya es igual.



Como siempre las clasificaciones y los datos de Strava. Además podéis ver un vídeo de la llegada y más fotos en la crónica del blog de Ciclismo Master.

17 de septiembre de 2016

CRÓNICA XVIII ESTROZAPIERNAS MTB BRAOJOS DE LA SIERRA 2016

Este año puedo decir que he corrido dos días seguidos y dos veces el mismo día también... ^_^

Con el sabor agridulce de la subida a la Quesera de unas horas antes, voy a echar una mano a "nuestra" carrera. Como en los últimos años la participación es baja voy preparado a participar, salvo que se necesite ayuda en algún punto de la prueba. No hay mucha gente pero voy saludando a varios habituales, es una alegría ver que siempre hay gente de nivel con ganas de "fiesta".

Con algo de retraso y algarabía formada por los "artimañas", se da la salida y me salgo por fuera entre los cardos para no quedarme atrás, parece que se sale con algo de calma hasta que Javi (el de la primera foto) arranca por la izquierda como si no hubiera mañana (ó 4 vueltas). Nos ponemos en fila y trato de seguir la rueda de Paco Galán (Ágora Bikes). No es mala posición para subir el sendero, pienso mientras me voy acostumbrando poco a poco al polvo y los baches. Entre lo torpe que ya es uno y lo poco que he cogido la btt este año desde mi "tropiezo" en el open de Cadalso me siento como un elefante tocando la batería...

Mi idea era simplemente participar y hacer bulto pero al final, cuando viene a verte la novia y sabes que hay gente animando, lo acabas dando todo. Así que aguanto la subida en las posiciones delanteras, hasta que empieza la bajada. Casi llegamos a coger a Miguel antes de la bajada. Dejo pasar a Juan delante. Entre el polvo y no haber pasado por allí en un año bajo fatal, mucho cuidado. Al final me adelantan varios pero lo importante es asegurar ¿no? Eso pienso mientras Javi me pasa por encima como un sputnik...

Segunda vuelta. Las piernas responden mejor de lo esperado así que trato de recuperar la distancia con los que me han adelantado bajando. Intento tomarme un gel que acaba pringando mi pierna, mi bici, el camino... y casi nada llega a mi boca. A mitad de subida vuelvo a mi posición (aun no sé cual) y bajo esperando a ser adelantado.

Esta vez les cuesta más y a mi menos recuperar. Me quedo con un chico del club Torrejón que me cuenta que tiene problemas con los frenos, le intento ayudar y le comento que es mejor guardar para la última vuelta, aunque vemos como se acerca David Moreno (Ágora Bikes). Esta vez en la bajada no me adelantan y consigo tomarme sin problemas el dichoso gel.


Cuando entramos al sendero de subida ya nos ha cogido David y subimos los tres juntos, incluso me adelanta al final de la curva más dura. Es el momento de jugársela. Sé que en la bajada o el sprint no tengo posibilidades así que es el momento de cambiar el ritmo. Parece que funciona y les suelto a los dos. Ya solo veo a David a lo lejos. Meto plato al final de la subida y lo doy todo para que no me vean en toda la bajada. Misión cumplida. Pedro me dice que voy 6º y que llevo cerca a Miguel, sé que es imposible pero sigo apretando y disfrutando, por fin, de buenas sensaciones sobre la bici. Parece mentira pero las piernas han ido a más.

En realidad la posición no es mejor que la de por la mañana pero acabar atacando y con buenas sensaciones, disfrutando, es muy distinto. Me quedo con eso. Con los compañeros del Teambraojos que siguen tirando del carro y disfrutando de organizar en nuestro pueblo una prueba gratuita de puro XCO.

Un podium que bien podía ser de Open de Madrid pero con mejores premios ^_^

Desde aquí dar las gracias a todos los asistentes, espero que terminaseis tan contentos como yo. y que nos veamos el año que viene!!!

Como siempre mis datos de Strava y clasificación para los asistentes nada más jejeje


16 de septiembre de 2016

CRÓNICA 33ª SUBIDA A LA QUESERA 2016



Después del parón, en mi caso laboral, del verano, volvemos a una prueba de buen recuerdo tras el pódium del año pasado. Con algo más de nervios y frío de lo habitual arrancamos la marcha detrás del coche.

De salida, con una arriesgada estrategia, Ernesto (compañero de la grupeta segoviana, con la ropa del Tinkoff) lanza un ataque y se va con otros dos. Por detrás sin darle mucha importancia me dedico a posar junto a Victor para el fotografo. Ahora puedo decir, sentado en el sofa, que en esta foto se me fue la carrera... ^_^

Pasamos el falso llano en un grupo grande intentando no gastar pero empezando a pensar que se va un poco despacio. No vemos la escapada cuando cruzamos el río y comienza el puerto. La cosa se empieza a tensar y se va eliminando gente.

Pasamos el primer repecho duro y me vuelvo a decir para mi (pero esta vez en voz alta) que la cosa va muy lenta. Veo que seguimos siendo muchos y que falta un punto de velocidad. Pasamos la zona de menos pendiente del pantano y al poco de girar comienzan los ataques.


No me gusta el ritmo pero tampoco soy capaz de tirar, van pasando los kilometros entre arrancadas de Tomás Flor (Salchi) y parones. También arranca mi compañero Victor que intenta que le siga a rueda pero no puedo pegarme bien y nos cogen. Seguimos sin noticias de Ernesto. Parece que ya solo quedamos los 4 con opciones. Seguimos a palos, salto a todo lo que puedo e intento mantener un ritmo pero empiezo a notar que no tengo mi mejor día.

Ahora le toca a Victor saltar y esta vez consigue irse solo. Ni lo intento. Tampoco lo hace Jesús Ruiz (AC Hoteles) que se queda. Le dejo la tostada a Tomás y vemos como Victor alcanza a Ernesto y le arranca pero no consigue soltarle. Trato de coger aire, parece que nos acercamos y pienso que tal vez Ernesto se cebe y podamos pasarle... (error). Cuando enlazamos con ellos se repite la jugada y se vuelven a ir los dos por delante. Pero esta vez tiro yo. A base de ritmo suelto a Tomás y conecto con la cabeza. Incluso sin querer paso primero (breve ilusión).


Voy muy justo y conozco a los rivales, el sprint lo tengo perdido, miro hacia detrás y veo que abrimos distancia. La cosa es sencilla, van a arrancar, yo me quedaré y si no queda nadie más delante (que llegué a dudar) por lo menos hago tercero (otro error).

Como se puede comprobar en unos metros ya no salgo ni en la foto... Y para mayor sorpresa, aunque lo supe después, ya que cuando me pasó agaché la cabeza, no fue Tomás si no Jesús el que con el plato grande me quitaba las pegatinas y el tercer puesto...

En primera posisión y con un tiempo de 27:50 minutos llegaba Victor Castro ( C.C. Getafe), una merecida victoria de la cual me alegro mucho, para ir cerrando una larga temporada.

Visto casi una semana después, la verdad es que fue una bonita carrera, pese a la decepción final. El resultado no resta ilusión y hace que el año que viene, espero que con menos presión, volvamos a intentar estar en la pomada y optar al pódium.

Aquí os dejo la clasificación y los tiempos de Strava para que os hagáis una idea de como se sube... ^_^

Por último dar las gracias a la organización por seguir ofreciendo una marcha para todos los niveles, gratuita, con trofeos y comida al final. Un lujo.


11 de julio de 2016

CRÓNICA XXXVI GRAN PREMIO SANTÍSIMO CRISTO DEL CALOCO

Calor, calor y calor... Así podríamos empezar y acabar la crónica de esta prueba.

El año pasado no pude acabarla, ya llegué cortado a Ávila y fue una odisea volver... pero es otra historia. Así que este año voy con más ganas, además han venido a verme y es la última prueba antes de mi época de viajes.

Aunque han cambiado el recorrido y ahora solo es Master, la primera parte ya me la conozco y sé que va a ser un infierno de repechos y palos. No me equivoco. Parece que la escapada no convence y vamos en romería de lado a lado saliendo unos a por los otros... En una de estas me meto detrás de Antonio Martín (C.D. Orquín) hasta que nos coje Jesús Martín (C.C. Getafe) y se para. Una pena no llegar a la escapada buena pero para mi fue un minuto de gloria. A partir de ahí me intento refugiar y seguir los buenos consejos de Miguel Tabanera (Esteve) y guardo la ropa lo que puedo hasta Ávila. Me doy cuenta que voy mal de agua y que la caliente que me queda no hace nada.

He llegado, esta vez he llegado en el pelotón. No conozco la primera subida pero parece que tras los estirones del paso por la población la cosa se calma, el aire de de cara y parece que vamos parados. Pienso que es un respiro pero cuando bajo la cabeza el Garmin me indica que voy a 180 ppm y no lo entiendo. Mientras arranca Tabanera y después Jesús. Pienso en salir pero vuelvo a mirar el pulso y sé que no iba a ir lejos, mejor aguantar y coger aire. Pero ni aire ni agua.

Cuando la cosa se pone seria noto que no me queda nada en las piernas. Se van unidades. Trato de no cebarme pero sigo perdiendo. Cuando parece que se acaba el puerto viene llano y vuelve a subir, o bajamos un poco y vuelve a subir. Hago un gran esfuerzo por seguir coger a un grupo que navega pero les acabo perdiendo. Por fin se acaba. Sin descanso a penas llegamos a la Lancha y al cruce donde me desvió la Guardia Civil el año anterior (mejor no recordarlo). Empezamos a subir un grupo más o menos claro. Veo que la gente que tiene piernas no sabe pasar y los que saben no pasan. Por fin nos dan agua fresca. Parece que empiezo a recuperar y subo cómodo. Demasiado. Nos pasa la moto poco antes de coronar.

En la bajada se van varios corredores por delante. Más bien un compañero nos corta al resto frenando de más. Cuando consigo pasarle tiro hasta enlazar pero pago el esfuerzo y cuando viene la recta final de bajada me quedo, me pasa alguien del Getafe y no puedo seguirle. Pienso en bajarme de la bici. El calor es doloroso. Me vuelven a dar agua desde una furgo y trato de aguantar dignamente hasta el Espinar. El coche escoba detrás mío siembra dudas, pero ya he decidido acabar aunque sea a gatas. Me pasa un compañero (no recuerdo quien) y aunque le intento seguir me acabo descolgando. Estoy completamente hundido. Al rato le veo mirar y me espera. Consigo soldarme a su rueda y pedirle perdón por no pasar. Y cuando vemos el Espinar y respiro aliviado resulta que hay que rodearlo. Que agonía. Pasamos por la meta mientras recogían y se puede decir que después de coger algo de bebida me derrumbo en el suelo. Me traen hielo y parece que recobro poco a poco la compostura... (Muchas gracias a Juanma del Getafe por la atención).

Sin duda una de las pruebas en la que más he sufrido. No la más dura realmente pero sí la que me ha dejado más vacío. Como siempre os dejo la clasificación, la crónica de Master a Bloque y mis datos de Strava.





2 de julio de 2016

XXXVI GRAN PREMIO SANTÍSIMO CRISTO DEL CALOCO


El próximo 10 de julio se celebrará en la localidad segoviana de el Espinar una carrera únicamente para las categorías Master 30 y 40. El Club Deportivo Caloco organiza una nueva edición de este Gran Premio con nuevo recorrido y con nuevo horario. Esto último es debido a motivos ajenos a la organización, por los cuales se han visto obligados a retrasar el horario previsto para la salida, que se dará definitivamente a las 11:45 de la mañana.

Las inscripciones se formalizarán a través de la Plataforma de la Federación Castellano Leonesa de Ciclismo. El plazo para apuntarse de forma anticipada finaliza el jueves 7 de julio a las 18:00, aunque el reglamento permitirá la inscripción el mismo día de la prueba, siempre que antes no se haya superado el límite de 200 corredores. El precio de será de 10 € por corredor.

Tenéis más información sobre el recorrido en la página de Ciclismo Master y para resolver cualquier duda podéis pasaros por el Facebook del club organizador.

Por mi parte, espero poder participar y quitarme el regusto amargo de la edición anterior donde no pude pasar el corte a las primeras de cambio. Y si me vuelve a pasar pues nada oye, a disfrutar de la zona y de la buena organización y ganas que le ponen los miembros del C.D. Caloco.

21 de junio de 2016

CRÓNICA LVIII MEMORIAL JOAQUIN POLO "LA PEPINO"

Me despierto a las 7 de la mañana sin saber a donde voy a ir... Desayuno mientras me confirman que puedo apuntarme allí mismo, así que me voy a la famosa y clásica de Pepino (Gracias a los compis del Esteve por la gestión).

Del frío de Burgos al calor de Talavera en unas horas. No me conozco el perfil ni la zona, solo sé que hasta que no se corone el Pielago es todo subida y luego bajada... Vamos, que voy perdido.

Esta vez el silbato suena en la línea de salida y todos a correr. No me ha dado tiempo a cambiar de marcha y ya veo que se intenta escapar gente. El gran número de corredores del Esteve hace que a cada ataque salga uno de rojo, o que sea alguno de ellos el que salte, pero no parecen querer controlar la carrera y vamos a tirones y paradas. Perfecto para ir calentando.

Veo varias arrancadas delante mia y dudo, pero me parece pronto. Llego incluso por incercia entre latigazos a pasar en cabeza y contemplar tranquilo el verde paisaje... Al rato empiezo a notar el calor, me asusto al ver que llevamos tan pocos kilómetros, la cosa no va a ser fácil. Tengo que evitar distracciones en los momentos de paron y me centro en buscar gente y referencias. En una de estas sigo la rueda de uno de los que me parecían peligrosos y zas, parece que puede haber corte, así que esta vez le sigo. Buen repecho a la entrada de un pueblo, sufro todo lo que puedo para enganchar unas pocas unidades pensando que podíamos marcharnos pero se acaba uniendo otra vez el pelotón.

Parece que el Esteve lleva gente delante pero no le vale la escapada (se escucha) pero la cosa no cambia. Después de esa bala tirada me concentro en guardar y colocarme bien. No tardará mucho la prueba en lanzarse. Cruce muy cerrado a izquierdas, se viene con mucha inercia pero es una buena rampa, tengo suerte de tomarla por fuera y de simple instinto salir esprintando como si fuera la línea de meta. Aun así se van unidades por delante. Miro por detrás y solo me sigue el viento. Otra vez llega uno de esos momentos en los que crees que no puedes sufrir más pero aguantas y aguantas hasta que llegas al grupo.

Poco dura la alegría en casa del pobre, así que al poco de llegar vuelven las hostilidades y no consigo ni acabarme un gel. Veo que hay buenos galgos. Creo que por una vez estoy en el corte pero en el grupo bueno. Hay que aguantar como sea.

Parece que se acaba la subida, se abre un paramo y llega la pregunta: ¿Esto era el Pielago? -No, aun no hemos llegado. Pues nada. La cosa se estira. Carretera bacheada y en fila de uno, parece que hemos cogido unidades por delante. Tal vez se unieran algunos por detrás. O simplemente estirados parecemos muchos. Cuando vuelve a subir repetimos la pregunta: ¿Esto es el Pielago? -Tampoco. Animo a un par de compañeros que se quedan y aguanto otro poco. Me levanto. No me lo puedo creer. Otra vez ese "flaneo". Pues esta vez no me pienso rendir. Levanto la mano. Busco los coches. Se acerca el primer juez. Avisa por radio. Me dice que pare arriba. Es justo el premio de montaña, pero no, no es el Pielago... Es justo antes del incio. Me bajo y quito la rueda. Pienso en tirarla a la mierda pero recuerdo que es mia y me ha costado dinero. Me ponen otra. Me empujan. Se me hace eterno. Me tiro a tope. Vaya, ahora sí es el Pielago. Intento aprovechar el rebufo de los coches pero ya estamos subiendo y hay poco que hacer. Los consigo adelantar y conecto otra vez con los compañeros descolgados que me pasaron mientras estaba en boxes... Mi cabeza cierra el grifo del sufrimiento. Vamos a terminar y punto. Sé que puedo subir más deprisa pero...


No conozco la bajada, hay zonas con sombra, carretera bacheada y para colmo la rueda va como una piedra y el freno está practicamente pegado. El resultado es que me se me van los cuatro compañeros con los que logro coronar. Travesía del desierto. Soledad. Veo una mancha roja por detrás. Supongo que es Miguel otra vez. Mejor voy aflojando. Rodamos a relevos hasta que nos cogen otros dos y nos "llevan" a meta. En el camino hay dos repechos que nos golpean como el aire caliente que respiramos. Cartel de Pepino.

Me quedo con la sensación de haber podido hacer más, con rabia por dos días seguidos de pinchazos (cubierta nueva aunque no estaba mal) pero contento por acabar una prueba dura y exigente disfrutando de ir por una vez en el corte bueno... ^_^

Como siempre la clasificación, los datos de Strava, y una crónica de Jesús Nieto (C.C. Getafe) uno de los protagonistas de la escapada y tercer clasificado.


20 de junio de 2016

CRÓNICA XLV SEMANA BURGALESA DE CICLISMO, SUBIDA AL CASTILLO


El sábado 18 de junio por la tarde se disputó en Burgos la XLV Semana Burgalesa de ciclismo para élite, sub 23 y máster 30.
7 vueltas a un circuito de 13,5 Km. con la famosa subida al Castillo incluida.

Comenzamos la primera subida neutralizados pero como si no... y al comenzar la parte llana de las avenidas suena el silbato y empieza el zafarrancho... El pequeño grupo tantea como da el aire y empiezan las escapadas. Veo que lo intenta un par de veces mi compañero Jesús y pienso que sería bueno estar delante al comienzo de la ascensión pero de pensarlo a poder hacerlo...


Llego bastante agobiado a la subida, mucho acido láctico y mala posición. Intento hacerla a plato pero al final bajo la cadena y aprieto para enlazar con el grupo ya en la parte llana. Cuando se vuelve a estirar la cosa me levanto y noto que la rueda delantera "flanea"... dejo sitio y ni pienso en pedir otra rueda, la carrera va muy lanzada y en esa zona no hubiera vuelto a enganchar. Menos mal que era gratis, pensé (Aunque luego sentado en la carretera tuve dudas de si hice bien o mal).


Así que a llegar como pude a la meta y a esperar. Por lo menos Jesús estaba en cabeza y se le veía bien.


El ganador de la prueba fue Ángel de Julián uno de los escapados que, en la última subida, fuerzan una nueva selección llegando solo 4 a disputar el sprint. Jesús Martín del Getafe, hace primer Master y segundo de la general.


Una lástima que una vez más, una carrera tan bien organizada y bonita se desluzca con una escasa participación. En esta ocasión la coincidencia de pruebas creo que fue la clave. Por mi parte intentaré volver para quitarme la espinita.


Por último un vídeo de la contramenta y otro de la llegada y el enlace con las clasificaciones.

video video




7 de junio de 2016

51º GRAN PREMIO CICLISTA EXCELENTÍSIMO AYUNTAMIENTO DE EL ESCORIAL

Con motivo de las fiestas patronales de San Bernabé se celebrará la 51ª Edición del Gran Premio Ciclista Excelentísimo Ayuntamiento de El Escorial. La prueba será el escenario de la disputa del Campeonato de la Comunidad de Madrid para los ciclistas de las categorías de Máster. El Club Ciclista Escurialense organizará esta longeva prueba que se celebrará el próximo sábado, 11 de Junio, por la tarde.

La competición, con salida y meta en la avenida de la Constitución de El Escorial, tomará la salida a las cinco y media de la tarde y finalizará, en torno a las ocho. Los corredores de las categorías Máster-30, 40, 50 y 60 podrán participar en esta exigente competición por la Sierra de Guadarrama. Los deportistas de entre 30 y 49 años de edad completarán 93 kilómetros de recorrido con los puertos de La Cruz Verde y el Almojón (El Mojón) en su trazado. Mientras que los más mayores, los de edad comprendida entre 50 y 69 años, partirán a las siete menos cuarto de la tarde desde el alto de La Cruz Verde, para completar 45 kilómetros.

Inscripciones
Las inscripciones se deben hacer a través de la página web de la Federación Madrileña de Ciclismo, hasta las 8 de la tarde del día 9 de Junio. Además, si el cupo de 200 corredores no se completara con ciclistas de la categoría Máster, se podrán inscribir corredores de las categorías Élite y Sub-23, la misma semana de la prueba, al ser una prueba Open de la Federación Madrileña de Ciclismo. Todos ellos también completarían el recorrido completo de 93 kilómetros.

Fuente: Prensa C.C. Escurialense

5 de junio de 2016

CRÓNICA IX OPEN POPULAR DE CICLISMO EN RUTA ZARATÁN MONTES TOROZOS

Después de otro parón forzado, y con la vista puesta en próximos eventos, nos presentamos en Zaratán, una zona completamente desconocida para mi, pero que gracias a las descripiciones de los compañeros no me sorprendió.

Otra prueba de tarde, con mucho calor y algo de viento. Posiblemente debido a la coincidencia con muchas pruebas ese fin de semana, la participación se preveía escasa y así fue. Una lástima porque tanto la organización como el recorrido se merecen mucho más. Antes de la salida lo vamos comentando cuando me saludan y me llevo una grata sorpresa. Por fin conozco en persona a Jesús Ángel, de Ciclismo Master (Pues para no montar mucho ahora le veo fino, fino... pensé).

Los primeros kilómetros son bastante extraños, miro a mi compañero Dudu, y me devuelve la cara de asombro. Pero es normal, el aire de cara frena los ataques y nos hace llevar un ritmo controlado. Salta uno, salta otro y a por el tercero ya salimos detrás. Ninguno quiere gastar pero en un par de ocasiones parece que se va la escapada buena y toca sufrir. Mejor me quedo delante e intento mantener un ritmo. Buen calentamiento.

El terreno favorable se alarga y me voy confiando acabando de charla en la parte trasera. Error. Entramos en un pueblo. La cosa se enciende. Mejor aprieto y voy remontando. Giro a derecha. Vaya, vaya. Empieza la subida. Ya se me ha ido la cabeza. Puf. Toca remontar. Alcanzo a Dudu, me dice que a ritmo. Les tenemos a tiro. Parece que se acaba la subida. Miro atrás y ya no veo a mi compañero. Me adelantan y cojo rueda. ¿Dónde se han metido? Como me habían avisado después de una subida no tocara bajar sino rodar y rodar, así que saco codo y espero, saco codo y espero... uhm. Se nos van.

Parece que delante van unas 5 unidades. Nosotros somos otros 5 o 6. Varios son de equipos que han metido gente por delante. Las quejas de siempre. Las escusas de siempre. Lo normal, ni me inmuto, paso mi relevo, e intento que entren aunque sea con la inercia. Que por lo menos no nos cojan por detrás. Sé que llegar a los primeros depende más de que ellos paren de que nosotros tiremos.

Subir, paramo, bajar, subir, paramo. Calor. Es el primer día que corro con tanto calor y no he medido bien. Voy seco desde el principio. Ya tuve que pedir un botellín de agua antes y gracias al coche neutro consigo reponer y separar los labios pegados del primer gel. Parece que la cosa se tranquiliza. Le pregunto a Jesús Ángel sobre cómo ve la cosa. Me responde que mal. Le digo que bueno, mientras que no nos cojan. Me dice que no van a tirar porque tienen a gente delante. Le digo que ya lo sé, no hay problema. Bromeo sobre que a mi eso nunca me pasa... (¿Algo así fue no? ya no me acuerdo bien ^_^). 

Otro repecho, corto. Casi lo hemos coronado cuando salta alguien a tope. Salgo detrás pero no le pillo rueda ni de lejos y veo como se va mientras a mi codo se le caen lágrimas de tristeza... nadie le hace caso al pobre. Supongo que no fui el único que pensó que solo no llegaría muy lejos. Total, Jesús y el otro compañero suyo no iban a tirar porque tenían otro delante. Nos equivocamos. Se fue para no volver. El grupo sigue tirando lo justo, entramos los tres "singles" y a veces los compañeros se quejan. Yo miro bastante por el retrovisor y pregunto a los coches, parece que por detrás no va a venir nadie. Tranquilo. Tengo tiempo de pensar en comer y beber. Esta vez no me pongo perdido con los geles. Es un avance.

Hablo con el otro compañero que no quiere "molestar" ni ayudar y va siempre por detrás. Buen ataque, le comento, ¿cómo se nos ha ido eh? Le pregunto si conoce la zona para saber lo que queda. Primero me dice que una subida, luego que dos... bueno, pues lo que toque. Sé que la subida no me favorece pero me voy quedando solo y pruebo las fuerzas. Miro y saco metros, pero no los suficientes, arriba me pillan fácil. Mejor aflojo. En el llano volvemos a estar todos. Bajada. Veo la subida. Esta debe ser la última. Seguro que luego me alcanzan en el páramo pero... Aprovecho la rueda del chico con problemas en el cambio que parece que no le baja el plato y le salta la cadena para tensar la cosa. Esta vez no cambio el ritmo, simplemente me voy. Cuando veo que la subida se acaba miro y veo que he abierto algo más de hueco. Ahora sí. Agarrado abajo y sin mirar el pulso cambio de ritmo. A tope. Veo la velocidad y me sorprendo de mi mismo pero al no ver el final de la recta pienso que debo bajar pulsaciones y poner un ritmo de crucero para cuando me alcancen por detrás. Me pasa una moto, otra. Miro y me asombro del hueco. Pienso que tal vez... Pero se hace largo. Postura a lo Peter Sagan. Apuro el gel. Sé que no debo echar la vista atrás. Pero lo hago. Me cogen seguro. Me preparo. Me pasan por el otro lado y tengo que esprintar para coger rueda. El chico que tampoco tiraba me ha cazado con otros dos detrás. Me busca, me ve. Se para la cosa. Otra vez nos juntamos. Le digo con una sonrisa: Tenía que intentarlo.

La llegada a meta mejor ni la cuento, entro el último del grupo. Satisfecho. Ha estado divertido. Comentamos la jugada. Comemos salchichas, chorizo, hamburgesas. Que lujo. Espero que el año que viene se anime más gente y la organización no se rinda.

Como siempre, aquí podéis ver los datos de Strava y también podéis ver la crónica del compañero de Masters a bloque.








31 de mayo de 2016

ASCENSIONES MITICAS


Siguiendo con las recomendaciones de libros, después de hablaros de Plomo en los bolsillos, ahora os quiero presentar un libro que todos los amantes de las grandes cimas deberían tener en su estantería.






Por sus cuidadas e impactantes fotografías, por sus perfiles detallados o por sus excelentes descripciones y notas históricas. Un libro para soñar o recordar nuestro paso por estos colosos del ciclismo.

Además ahora podéis aprovechar esta oferta de suscripción de 6 números a la revista BiciSport con la que, por poco más de lo que cuesta el libro, recibiréis una estupenda revista cada tres meses en casa.

Nombres como Tourmalet, Alpe D’Huez, Izoard, Stelvio…Desde los 78 metros de imprescindible Koppenberg del Tour de Flandes hasta los 3.384 metros del Pico del Veleta, pasando por colosos como el Alto del Angliru, Monte Zoncolan, Mont Ventoux, las Tres Cimas de Lavaredo o el Grossglockner entre otros, reciben su merecido homenaje en las páginas de este libro de gran formato.

Como se suele decir no están todos los que son, pero son todos los que están.



16 de mayo de 2016

ENTREVISTA A MANUEL ALCAIDE "BALÍN"

Un tío grande, un ejemplo de superación que descubrí gracias a su blog  Cycling MANU – El Balín de Cadi y a la grupeta TFC y este año he tenido la suerte de conocerle en persona y compartir penurias.

1. Nombre, apellidos y/o apodo ciclista 
Manuel Alcaide Rodríguez. “El Balín de Cadi” o simplemente, “Balín”

2. Edad
38

3. Equipo/club
Como máster, mi equipo es el P.C. Paloma – STM Sports – ULB Sports. Luego tengo el club de mis amores en mi tierra, la Asociación Ciclista Gaditana.

4. ¿Cuál es tu currículum ciclista? Cuéntanos brevemente tu historia sobre la bici.
Pues fui como muchos masters de hoy, corredor en categorías inferiores, pero yo nunca he ganado na; Mis mayores victorias eran no acabar en el coche escoba, y si terminaba una en el grupo, era motivo de celebración.

Tras 15 años de inactividad ciclista casi al 100%, decidí al nacer mi hijo en mayo de 2013, que no podía tener un padre gordo (165cms. y +85kgs, no te digo na…) y fumador, así que volví a montar... Pero salió de nuevo la vena competitiva y se me fue de las manos. En noviembre de 2013 hice mis primeros entrenos serios y a principios de febrero de 2014 corrí mi primera master. Y dos temporadas y lo poco de esta, de ansia viva que llevo ya; con una progresión en general, muchisísimo mejor de lo que cabría esperar.

5. ¿Cuál ha sido tu mejor carrera en Máster (u otras categorías) o de qué tienes el mejor recuerdo? 
Hay muchas "mejores carreras"; desde la primera acabada, el primer sprint, el primer corte... Pero si tengo que elegir no me quedo con una sola, te digo dos “momentasos” (a lo Boris Izaguirre). Primero mi pódium (2º) en la carrera del pavo de Mora 2014; y por otra parte, mi noveno puesto en Dos Hermanas el año pasado, pues ahí reafirme que algo había cambiado.

6. ¿Cuál crees que es tu mejor arma como ciclista?
Sin duda la economía del esfuerzo, el “ratonerismo”; he sido capaz de bastante con bastante poco. Eso sí, si estoy en mi mejor momento, en zona rompepiernas puedo darle la tarde a alguno, hehehehehe.

7. ¿Tu ciclista profesional favorito en activo? ¿Tu ídolo desde niño?
El crack actual para mí es Petr Sagan, así como Fabian Cancellara. De pequeño alucinaba con Perico.

8. ¿El puerto de montaña qué más te gusta? ¿Y el que más te gustaría subir?
Bueno, yo soy de clásicas, pero últimamente le estoy cogiendo el gustillo a eso de la escalada. Digo uno de mi tierra, el puerto de las Palomas (Cádiz); y de mi tierra de adopción, Madrid, me enamoré del puerto de la Puebla. Como querer subir, cualquier cota mítica de una clásica de las Ardenas; Huy, La Redoute, Kwaremont, etc.

9. Entrenamiento, ¿series o pique?
Series… y algún piquecillo eventual

10. Entrenamiento, ¿rodillo o mal tiempo?
Juntos por igual

11. Entrenamiento, ¿grupeta o solitario?
Prefiero grupeta, pero la verdad es que generalmente entreno solito

12. Carrera, ¿pelotón o escapada?
Pelotón, aunque espero ir variando un poco la tendencia. XD

13. Neumáticos, ¿de qué medida: 23, 25 o 28?
23

14. Neumáticos, ¿cámara, tubular o tubeless?
Tubular en carrera, resto cámara

15. Ruedas, ¿de perfil alto o bajo?
Alto siempre (postureo)

16. Un consejo (o más de uno) para los novatos del pelotón Máster.
Principalmente que disfruten conforme van recorriendo el camino, sin obsesionarse y aprovechen para conocer a tanta buena gente, que es lo mejor que tiene esto.

Y en plan técnico, que economicen los esfuerzos todo lo posible (recomiendo mi entrada de blog al respecto) con colocación y saber estar en el grupo; si llegas al momento importante de la prueba con algo guardado, puedes divertirte y tener tu ratito de protagonismo.