9 de mayo de 2018

CRÓNICA II TROFEO MASTER PISORAKA, HERRERA DE PISUERGA 2018

Tras una de cal ya se sabe... Sol, buena temperatura y poco viento. La pena fue no poder disfrutar más de la zona y el propio pueblo de Herrera de Pisuerga pero intentaremos repetir con más calma.

Esta segunda edición del trofeo cambiaba parte del recorrido y la meta para mejorar la seguridad y endurecer un poco más la prueba y aunque no puedo hablar del año pasado creo que acertaron. El primer bucle tenía una subida tendida que se encabritaba al final tras un paso por un pueblo algo revirado pero en general carretera ancha y bastante rodadora. Los ataques e intentos de fugas se sucedieron desde el principio y no dejaban caer la velocidad por debajo de los 40 km/h. Sin embargo el grupo no terminaba de romperse y no hubo diferencias claras en la subida.

El paso por Herrera y la salida de los Master 50 y 60 ponía algo nervioso al grupo, nuevamente la carretera amplia y algo ondulada hacía que hubiera multiples iniciativas y bandazos. Fue entonces, mientras algunos guardaban fuerzas y comían algo, que unos cuantos corredores conseguían escaparse antes de llegar al tramo duro. El cambio de carretera puso a prueba nuevamente la salud del pelotón. Primero estirándose y adaptándose a los frenazos para luego soportar el calor y el fuerte ritmo en la subida. El equipo AC parecía controlar la jugada llevando a varios corredores por delante y marcando un buen ritmo en el grupo. El resto lo hacía la carretera estrecha, así que no hubo mucha historia hasta la bajada, donde las diferencias se hicieron más notables y hubo varios cortes por detrás.

La verdad es que me pareció un tramo chulo, bonito y que podía haber marcado la carrera pero sin embargo no siempre se cumple el patrón.

Tras volver a juntarnos pude permitirme el lujo de pedir agua a uno de los coches (desde aquí mil gracias) y después de la última subida, quizá la más fácil, la cosa volvió a ir rapidísima. Aun así pude comer y beber para afrontar los últimos kilómetros con ganas. Volvíamos a carreteras más amplias y con repechos cortos. Bandazos, arrancadas, parones, gente pidiendo paso, gente mirando de reojo... y gente como yo que lo intentamos con más corazón que fuerza... Ya había arrancado sin mucha esperanza, ni suerte, en los primeros kilómetros pero esta vez ya podía darlo todo y ver que pasaba, así que aproveché una subida por fuera de otro compañero y no miré atrás... vamos, no hizo falta porque casi ni nos despegamos unos metros jejeje. Así que reflexionando me dejé caer por el medio del grupo notando los primeros amagos de calambres... Los nervios de la llegada se los dejé a otros y me limité a cruzar el último del pelotón con una gran sonrisa.

Bonita carrera para recuperar sensaciones. Me quedo con el buen rollo entre los compañeros, esas pequeñas bromas a cola de pelotón y con los pequeños gestos que no se suelen ver, como el de un corredor del RC Team que me ofreció rueda en uno de los cortes (Gracias majo).

Como siempre los datos de Strava, la clasificación y alguna noticia.

Por último agradecer a tod@s los fotógraf@s que nos regalan su trabajo para que encima algunos medios ni les citen... Tenéis que poner la firma más grande... ¡Gracias!




30 de abril de 2018

CRÓNICA III MEMORIAL ANTONIO SUÁREZ, CORPA 2018

Se podría decir que este domingo fue un día para olvidar, sin fotos... Aunque en realidad costará mucho olvidarlo.

Como bien dicen algunos, no hay necesidad de correr en un día así, somos Master ¿No? Pero tampoco tenía necesidad de correr en el Espinar hace unos años con una ola de calor, ni tengo necesidad de correr ninguna carrera aunque la climatología sea perfecta.

La experiencia, sin embargo, ahí queda. Muchos otros han vivido estas situaciones desde niños y se nota. Yo, como siempre, soy de los últimos del pelotón, también en esto, pero pese a no traerme a casa un buen sabor de boca y sí un buen montón de ropa mojada, estoy orgulloso de tomar la salida y de aguantar las dos vueltas (se decidió quitar una), aunque en los últimos kilómetros nos dejaran fuera de control.

En el fondo sabía que todo estaba en mi contra. El aire no me va, el frío poco y la lluvia menos. Además no tenía la ropa adecuada y mi única "salvación" fue ponerme un chubasquero fino y un chaleco, que hacían que pareciese un globo azotado por un huracán en cuanto pasábamos de 30 Km/h. También elegí mal el calzado, me puse las botas viejas para no mojar las nuevas y no regulé el sillín, la diferencia de altura me hizo ir bajo y junto con el nulo calentamiento que hice fueron otro añadido a las malas sensaciones.

Esto lo dejo aquí plasmado para que no se me olvide, no son escusas, solo quiero recordarlo para mejorar, para la próxima, para seguir sumando, porque al final da lo mismo que haga sol o llueva, el ciclismo es así, es exprimirse al máximo en cada pedalada, sacar todo lo que llevas dentro. Algunos para ganar otros para sobrevivir dentro de carrera, pero en el fondo se trata de lo mismo: Darlo todo.

Así que hoy no voy a ahondar en el frío y la lluvia, ni en la impotencia de no tener fuerza en las manos para sacar un gel e incluso para apretar el bidón y que saliera una gota, ni voy a hablar de la falta de visibilidad, de lo que pesan unas botas y unas perneras llenas de agua, ni en el miedo al tocar el freno y sentir que la bici no reacciona, ni de la tensión de ir pegado a rueda mientras luchas por mantenerte dentro del asfalto contra un viento lateral incansable...

Solo quiero dejar constancia de que yo estuve en Corpa 2018 aunque de ello no quede ni una foto ni una clasificación, yo estuve allí y lo di todo.

Bueno, queda el Strava jejeje, y la crónica oficial de la prueba.

Por último, agradecer a la organización, al Club Ciclista Rivas (que estoy seguro que también lo pasaron mal) deseando que sigan apostando por estas pruebas con múltiples categorías y mangas como la de Rivas del pasado domingo y, por último, dar la enhorabuena a todos los que participaron, a los ganadores y a los que se retiraron, igual que a los que llegaron conmigo o por detrás, a todos los que lo intentaron: Toda mi admiración.

^_^

27 de abril de 2018

CRÓNICA VIII MEMORIAL CARLOS CUBILLO, RIVAS 2018

Preparados, listos... YA!!

Dan la salida y ya estamos otra vez en el lío, algo más tarde de lo que hubiéramos querido debido al duro invierno pero con las ganas y los nervios de siempre. Toca recuperar el "ritmo" de carrera, el dolor y la agonía, todo sea por la superación personal y la recompensa del trabajo duro... jajaja

Vamos que ya había ganas de sufrir y estrenar colores... Bueno, en realidad el color sigue siendo parecido pero ahora cuesta más reconocerme ¿Me tendré que dejar la barba más larga? ^_^

Muchos saludos y buena temperatura para arrancar la temporada en Rivas, en un circuito muy rápido, con sus rotondas, badenes y un repecho duro pero corto.

El aire da de cara en la subida al salir de la rotonda de abajo y hace que la gente no pueda romper la disciplina del pelotón. Básicamente se trata de aguantar la posición en las rotondas de bajada, frenar lo menos posible al entrar y aguantar el látigo al salir. Desde la rotonda que hacemos de vuelta "pica" para arriba, el primer látigo es demoledor pero da tiempo a reagrupar y afrontar a tope el repecho. De ahí se pasa por meta en descenso y vuelta a empezar.

Mi intención hoy es de hacer un buen entreno, a ver cuantas vueltas aguanto... aun así salgo lo más rápido que puedo para entrar bien en las primeras rotondas. Aguanto media vuelta y acabo cayendo a cola del pelotón, que se estira y se rompe en cada arrancada. En varios momentos veo roces y maniobras algo bruscas que por suerte no terminaron con ninguno en el suelo pero el miedo al verlo delante hace que apriete un poco más el freno. También acabo sufriendo alguno de esos "toques" pero ninguno de los dos nos ponemos nerviosos y seguimos sin más.

Tras varias vueltas con el pulso por las nubes nos detienen al paso por meta. Que bajón. Que sofoco. No hay ambulancia y se debe parar. Algunos esperan debajo del arco pero al final casi todos rodamos por la zona esperando que nos avisen. Es un palo parar así de golpe y sobre todo será palo volver a arrancar pero es lo que toca. Parece ser que se tuvo que evacuar a un corredor de otra manga al hospital, deseamos que fuera solo un susto.


La arrancada, como era de esperar, se atraviesa un poco. Por suerte creo que no solo a mi, y poco a poco me voy acoplando en las posiciones de cola. En el primer giro después de meta veo como se le va la rueda delantera a un compañero y "prueba" el suelo... Habrá que tener cuidado ahí en la siguiente. Me conformo con ir a cola. Además cada vez se va más estirado y quedamos menos corredores. Así llegamos a la última vuelta, con más tensión, pero sin problemas para ver el sprint (de lejos claro).

Pues no pensaba yo... pero hemos acabado. Buen entrenamiento, reencuentros y buena mañana de bici. A seguir sumando.

Como siempre mis datos de Strava: antes del parón y después. Clasificaciones de la prueba, los puntos de la Copa de Madrid y crónica oficial.


5 de marzo de 2018

DE PUERTOS: LAGO DE BIOUS DE ARTIGUES Y COL DE AUBISQUE

Después de haber sufrido en múltiples ocasiones, desde 2010, las inclemencias meteorológicas de esta zona de pirineos, por fin, este otoño tuve ocasión de subir el Aubisque desde Laruns. Sí, ya sé que esta foto no cuadra pero es de las pocas que tengo de mi primer contacto con los grandes clásicos, justo un día después de intentar subir el Aubisque...

Pero antes de esto hay sorpresa. Los ajustados horarios de las vacaciones no me permitían hacer rodaje aunque oteando el mapa pude encontrar un buen calentamiento.

Todo un lujo esta corta subida al Lac de Bious Artigues. Carretera estrecha, sin líneas, en perfecto estado, rodeada de un tupido hayedo y al lado de un entretenido río. Vamos, una pasada. Al principio se deja subir alegre, sin tráfico, pero poco a poco llegan duras rampas que te hacen levantarte del sillín. A medida que va clareando el bosque nos encontramos unas curvas de herradura entrelazadas y llegamos a una hoya donde aparcan los vehículos. Hay una valla abierta así que subimos a ver que queda. Pues el lago, claro. Junto a otro aparcamiento se encuentra el lago que da nombre ha esta subida. No hay que andar más de 2 metros para estar en su orilla y disfrutar de unas vistas fantásticas.

Sin duda una recomendación si pasáis por el Portalet o si como en mi caso queréis coger carrerilla para el plato del día.

Tuve la suerte de poder quitarme ropa para afrontar la subida, aunque en la primera parte que es sombría tuve que apretar para entrar en calor. Los primeros kilómetros me dediqué a recordad aquel año 2010: aquí me paró la policía, aquí fui andando, aquí me volvía montar, aquí me volvieron a parar... aquí empezó a bajar la caravana del Tour y aquí me quedé para ver pasar la carrera.

La parte de bajada del Portalet fue bastante estresante, coches, bicis, subiendo, bajando... Sin embargo casi no me crucé con nadie en toda la subida. Una gozada.

Siguiendo con los recuerdos, al pasar por Gourette, me vino a la mente la bajada con la furgoneta Mammoth de la última ocasión, tuve que subir a una cliente bajo una tremenda granizada y ya bajando empapados, el resto del grupo, se detuvo en un café para entrar en calor esperando que parase la lluvia.

Entre recuerdos pasaban los kilómetros y mis piernas se venían arriba adelantando a algunos ciclistas. El último tramo abierto, con fabulosas vistas y carretera revirada me hacía exprimirme un poco más. Por fin lo estaba subiendo y con que día. El último kilómetro me ciego, meto plato y termino de darlo todo, aunque con algo de vergüenza, al coronar el Aubisque.

Al coronar no pude evitar acordarme de la primera vez que lo subí por la otra cara con mi amigo Lorenzo, entre la niebla y la lluvia. Que imágenes tan distintas, pero tan brutales las dos.

Así que os dejo con los datos de Strava, la foto de este año y la de 2014 coronando por el otro lado y para mi recuerdo un vídeo homenaje de aquella transpirenaica tan especial.






15 de enero de 2018

CERRANDO EL AÑO 2017

Hay que reconocer que esto del Strava es muy cómodo. La forma de almacenar las actividades, de escudriñar por segmentos tus rutas y llevar tu cuaderno ciclista (el que hacíamos la mayoría en otros tiempos) ha cambiado y para mejor.


Y aunque esto de los vídeos es un poco chorra... pues oye, lo voy a subir aquí y así lo tendré para recordar y comparar datos de año en año... ¿No?

Lástima no encontrar el de otros años...